Revelan que el uso adictivo de las redes sociales genera “angustia y deficiencia sexual”

El costo de pasar largas jornadas visitando redes sociales con el celular puede tener un impacto en la salud física y mental. Un estudio reciente señala que el consumo excesivo de estas plataformas, es sinónimo de angustia sexual tanto en hombres como mujeres.

El uso adictivo de las redes sociales podría ser un factor de riesgo para el deterioro de la función sexual, según una nueva investigación publicada en The Journal of Sexual Medicine.

“Cada vez hay más conciencia de que el uso de las redes sociales puede adquirir las características de una adicción. Cuando esto sucede, pueden empeorar el estado de ánimo”, dijo el autor del estudio Rui Miguel Costa del Centro de Investigación William James en Ispa, Portugal.

Para su investigación, Costa y sus colegas analizaron las respuestas de participantes masculinos y femeninos sexualmente activos en dos evaluaciones separadas:

En la primera etapa fueron 946 mujeres y 235 hombres que completaron evaluaciones de función sexual y uso problemático de teléfonos inteligentes.

En la segunda etapa, contemplaron el caso de 536 mujeres y 194 hombres que completaron evaluaciones de función sexual y uso problemático de sitios de redes sociales.

El dato que los emparenta es que todos los participantes habían sido sexualmente activos con parejas del sexo opuesto en el último mes.

Para medir el uso problemático de los sitios de redes sociales, los participantes respondieron a una serie de preguntas como “¿Descuida las tareas del hogar para pasar más tiempo en los sitios de redes sociales?”.

A las que se sumaron “¿Otras personas en su vida se quejan de la cantidad de tiempo gasta en línea?”, y “¿Su rendimiento laboral o productividad se ven afectados por permanecer en los sitios de redes sociales?”.

Los investigadores encontraron que el uso problemático de los sitios de redes sociales se asoció con angustia sexual y un funcionamiento sexual más deficiente.

Los hombres informaron tener una menor función eréctil y deseo, insatisfacción sexual general y más dificultades para tener orgasmos.

Se encontró que las mujeres, por otro lado, tenían menor excitación, dificultades para lubricar y tener orgasmos, insatisfacción sexual, dolor coital y mayor angustia sexual.

Los investigadores también encontraron una asociación de angustia sexual y menor funcionamiento sexual con el uso problemático de teléfonos inteligentes.

“Es beneficioso reducir el uso de las redes sociales, si a menudo interfiere con las actividades diarias, el trabajo, el sueño, las relaciones personales o las interacciones sociales cara a cara, en general”, advirtió Costa.

Participe, haga pública su opinión sobre esta noticia

Comentarios, este espacio es reservado del usuario. News Radio Arauca no se hace responsable por las opiniones que aquí se presenten.