Así es como el ELN recluta estudiantes en los colegios de Venezuela

Javier Tarazona, director del Colegio de Docentes de Venezuela, capítulo Táchira.

Está seguro de que esas organizaciones avanzan en territorio venezolano con la connivencia del Estado y que buena parte de la comunidad en la zona fronteriza “vive el Síndrome de Estocolmo porque se han tenido que adecuar y habituar a vivir con guerrilla y paramilitares y nadie se atreve a denunciar”.

Pero en sus planes no está huir, pese a las amenazas de muerte recibidas, ni callar como lo hace el Gobierno venezolano frente al adoctrinamiento de niños por parte de la guerrilla o la presión sobre los docentes, como lo ha denunciado en instancias internacionales.

Sin más armas que su voz y su condición de maestro, el docente Javier Tarazona, Presidente del Colegio de Profesores de Venezuela en Táchira, le aseguró a El País que seguirá honrando el compromiso que tiene con las nuevas generaciones.

¿Cómo contrarresta el mensaje que le están llevando los grupos armados colombianos a sus alumnos?

Durante mi ejercicio profesional siempre les he manifestado a mis alumnos que el que tiene conocimiento tiene poder; el que nada conoce cualquiera lo engaña y el que nada sabe, cualquiera lo compra. Aspiro a que a mis estudiantes ni los compren ni los engañen; que puedan tener poder desde el conocimiento y puedan ser sujetos verdaderamente libres y autónomos; soy un enamorado de la educación para la libertad.

¿Qué lo motiva a librar esta lucha en una zona tan hostil?

Algo muy claro: yo soy padre de familia y me da tristeza ver cómo a nuestros chamos en la frontera, la guerrilla colombiana se los lleva como corotos por la propia crisis humanitaria que vivimos y el Estado venezolano no hace nada. Eso es lo que me duele como venezolano, como padre de familia que soy; eso es lo que me motiva a elevar estas denuncias, documentarlas y a aspirar que en algún momento nos libremos de esta enfermedad que es la guerrilla colombiana en Venezuela.

¿Cómo actúan los padres de esos niños frente a esta situación?

Hay mucha indiferencia, mucho miedo, hay un estado de habituación. Uno va a la frontera a hablar de este tema y los padres de familia temen porque en algunos casos les han desaparecido familiares. Hay fosas comunes en este momento de lado y lado de la frontera, donde la guerrilla cuenta a sus víctimas como si estuviera contando un plato de comida o como si estuviera contando cualquier cosa.

“Responsabilizo al Gobierno venezolano si algo llegara a pasarme. Yo soy un ser humano común y corriente, que vivo en Venezuela y mientras Dios me permita voy a vivir en mi país y voy a luchar por Venezuela”,
Javier Tarazona,
docente venezolano.

¿Cómo abordan estos grupos armados a los estudiantes?

La guerrilla colombiana está ingresando para adoctrinar a los niños directamente en las escuelas venezolanas. Se presentan con revistas, crucigramas, hojas para colorar y les da regalos en diciembre. Ellos tienen su objetivo claro; necesitan expandir su número de hombres y encuentran en la población venezolana, que transita por una crisis humanitaria, el caldo de cultivo para crecer. Ya incluso escucha uno a la comunidad fronteriza decir que la guerrilla hace lo que las Fuerzas Armadas no hacen o que les da lo que el Estado venezolano no les da. Eso es muy triste y de ahí nuestro desafío de tratar de salvar estas generaciones que están siendo afectadas.

¿Tienen cifras de deserción escolar o niños reclutados por la guerrilla?

Por supuesto. Nosotros tenemos un balance que hicimos público en octubre del 2017, el informe de deserción escolar y los estados con mayor tasa de deserción son las fronteras; y un poco la movilidad que tienen estos chamos que van de las escuelas y los liceos terminan siendo lamentablemente la militancia en este tipo de organizaciones irregulares.

¿Con esos jóvenes se está librando la batalla en el Catatumbo?

No tengo la menor duda de que se está alimentando el conflicto colombiano con jóvenes venezolanos. Los grupos irregulares colombianos se han hecho de hombres y mujeres, de niños y niñas venezolanas para seguir auspiciando esta confrontación por el control del territorio tanto en Colombia como en Venezuela.

Llegar a las escuelas implica la presión sobre los docentes… 

El docente tiene una función indeclinable de formar, pero cuando llegan estos sujetos, que actúan con la beligerancia reconocida de las autoridades, ¿qué pueden hacer cuando les dicen que colabora o es hombre muerto? El docente termina permitiendo que la guerrilla entre en las escuelas y que realicen actividades como animaciones, juegos, canciones, obras de teatro; incursionan en la actividad pedagógica.

¿Es cierto que obligan las escuelas a celebrar el Día del Guerrillero?

Es que el Gobierno venezolano ordenó celebrar todos los años en el mes de octubre el Día del Guerrillero Heroico; fecha que también promueve la guerrilla en su revista. Entonces el Estado venezolano adoctrina oficialmente en su carrera curricular y en su esfuerzo político; lo hemos criticado y lo hemos señalado por estar violentando los derechos humanos, pero además la guerrilla también lo hace extraoficialmente.

¿Esa celebración del Día del Guerrillero Heroico es a raíz de qué?

Del elemento ideológico que tiene el Gobierno venezolano de reconocer en la guerrilla no un grupo terrorista, no un grupo asesino, sino un grupo beligerante y un verdadero ejército.

¿Cuando habla de guerrilla se refiere a qué grupo en especial?

Estamos hablando del EPL, de las Farc y del ELN, pero además del FBL, Frente Bolivariano de Liberación, y que no es otra cosas que una tarea que Chávez le encomendó a la guerrilla colombiana de formar una guerrilla venezolana; estados como Apure y la zona sur del Táchira son completamente dirigidos por esta guerrilla. Es más, altos funcionarios de la administración pública venezolana en estos estados terminaron siendo los creadores del FBL.

¿Es una guerrilla integrada por ciudadanos venezolanos?

Es un híbrido. En Colombia las Farc se sientan como corderos a hablar de paz y beligerancia política, mientras en Venezuela continúan actuando con todo su protocolo armamentista, guerrerista, extorsionador, del narcotráfico y usan para ellos los terminales aéreos nuestros, que son cerrados para la empresa privada, y los utilizan a su antojo para el tráfico de drogas.

¿La desmovilización de las Farc no alivió esta situación?

Al contrario, su actividad ha aumentado. Mientas las Farc firman el acuerdo en Colombia, en Venezuela no se desmovilizan sino que compran territorios, fincas, haciendas, propiedades; lo que hicieron fue cambiar de domicilio. Han continuado su actividad y es hasta obvio entender que unos sujetos que viven de ingresos archimillonarios no van a dejar de percibir esos ingresos simple y llanamente porque van a tener una curul en el parlamento colombiano.

¿Cuáles son las zonas más afectadas por grupos armados?

Hemos hecho seguimiento a la actuación de la guerrilla en Venezuela y hemos visto por varias vías la penetración en el país; por ejemplo, en la injerencia comunicacional estamos hablando de 36 municipios venezolanos en los estados del Zulia, Táchira, Bolívar, Apure, Amazona y Barinas; 6 estados y 36 municipios.

¿A qué se refiere exactamente con ‘injerencia comunicacional’?

Ejemplo, las cinco emisoras que tiene el ELN transmitiendo deste territorio venezolano. Desde el 2006 está al aire Antorcha Estereo 96.7 FM, del Frente de Guerra Urbano Camilo Torres; en 2015 denunciamos la aparición de la 95.5 FM Voz de la Libertad, del Frente de Guerra Oriental del ELN; en enero del 2017 apareció la 90.1 FM Antorcha Elena, del Frente Urbano Carlos Germán Velasco y este año aparecieron la 105.5 FM Radio Frontera Rebelde y en marzo la 94.7 FM Radio Insurrección Caribeña.

¿Qué dicen las autoridades venezolanas al respecto?

Ha existido siempre la complacencia del Gobierno venezolano. Estamos denunciando la injerencia comunicacional desde el 2009 y la respuesta del Estado es que hay muchos medios que desde Colombia se escuchan en Venezuela y no han podido hacer nada. Pero sí pudieron bloquear la señal de CNN, Caracol o NTN 24 porque estaban visibilizando la crisis humanitaria en Venezuela, la sistemática violación de derechos humanos y la hambruna que vivimos.

¿No teme por su seguridad al realizar estas denuncias?

El Estado venezolano me otorgó en el 2013 una medida de protección para mí y para mi familia, pero el exgobernador del Táchira, el señor Vielma Mora, dio instrucciones a los tribunales para que me quitaran esa medida de protección. Yo hago responsable al Estado venezolano de lo que me pueda ocurrir y de lo que le pueda pasar a toda la organización y a la Fundación Redes, a la directiva del Colegio de Profesores de Venezuela. Es responsable el Estado venezolano no solo mi seguridad sino la seguridad de millones de venezolanos que hoy son vulnerables por la actuación de los grupos irregulares.

Fuente: El Pais.com.co

 

Participe, haga pública su opinión sobre esta noticia

Comentarios, este espacio es reservado del usuario. News Radio Arauca no se hace responsable por las opiniones que aquí se presenten.