Arauca: una historia increíble y dolorosa

El informe de Human Rights Watch puso en evidencia la inexistente o escasa presencia del estado colombiano y la exposición de la población civil a los abusos de armados ilegales en Arauca y en esta región del país

El informe de Human Rights Watch (HRW), puso en evidencia la inexistente o escasa presencia del estado colombiano y la exposición de la población civil a los abusos de armados ilegales en Arauca y en esta región del país. No solamente por la innegable presencia y poder del ELN y de las disidencias de las FARC, sino por  el abandono histórico que el estado  ha tenido  a su habitantes.

Decir que estos grupos armados ilegales, no inciden directamente en la sociedad, en la economía y en el diario vivir es intentar tapar el sol con un dedo. Solo basta preguntarle a un transportador lo que sucede en las carreteras de Arauca, cuando la disidencia los tiene “carnetizados”, con una especie de salvoconducto para poder circular por la región, o simplemente preguntarles cuanto deben pagar de “vacuna” mensualmente y que pasa si no la pagan.

Mal hacen las autoridades en posar de ingenuas y no reconocer que en Arauca se vive un “cogobierno” de la guerrilla o de los armados ilegales. Será que acaso los comandantes de la fuerza pública no saben que hasta los “carrucheros” deben entregar su “cuota” diaria a estas organizaciones. Será acaso que no saben que el contrabando de carne, queso, gasolina y narcotráfico, son un negocio manejado por la guerrilla. No puedo creer que las autoridades no sepan que los distribuidores de cervezas, gaseosas, cemento, ladrillos, entre otros muchos productos que llegan a Arauca del centro del país, deben pagar su “impuesto”.

Por qué no le preguntan a los contratistas cuantos y por cuanto fueron extorsionados por la guerrilla. Sera acaso que en los municipios del piedemonte, no hay que pedir permiso hasta para aspirar a un cargo de elección popular y que en muchos casos “cogobiernan” o se ven sometidos por las presiones de estos grupos?

No nos llámenos a engaños, solo miremos el estado de la Vía de la Soberanía, de la interconexión eléctrica con el centro del país, de la degradación del sistema de salud en el departamento, de la ineficacia de los entes de control, de las limitaciones del sistema judicial y por supuesto de la violación constante de los derechos humanos, o es que olvidamos que en el 2019 en este departamento se registraron 180 homicidios, es decir,  en promedio un muerto cada dos dias.

Como no decir que el estado abandono nos abandono cuando nuestros congresistas deben “mendigar” en los ministerios proyectos para Arauca. Peor aún que los mandatarios locales deben realizar constantes viajes a la capital de la república para “gestionar” recursos, donde muchas veces se quedan en proyectos, que en la mayoría de los casos no son aprobados o sencillamente no alcanzó el presupuesto para Arauca. Esto no se puede llamar de otra manera, sino ausencia o inexistencia de estado. Decir que el estado nos abandonó, no es una mentira es una realidad y debemos aceptarla. Arauca representa muy poco para el estado, es duro decirlo pero debemos aceptarlo.

 

fuente por lavozdelcinaruco.com

Participe, haga pública su opinión sobre esta noticia

Comentarios, este espacio es reservado del usuario. News Radio Arauca no se hace responsable por las opiniones que aquí se presenten.