La pelea de generales por negocios ilegales en Apure y las dudas por el asesinato del nuevo jefe del Comando de Zona 35.

 

Hay fuertes rivalidades entre los generales de los componentes Guardia Nacional y Ejército.

Una figura determinante en la confrontación es el General de División Francisco Alejandro Corona Preciado, quien ahora es secretario de Seguridad de la Gobernación de Apure; él fue jefe del Comando de Zona 35 y jefe de la Misión Barrio Tricolor.

“Está en las ligas mayores”, coinciden varios oficiales, quienes indican así que es un hombre muy poderoso.

Al ascender a general de División, Corona Preciado debía dejar el Comando de Zona, pero él se negaba a abandonar Apure.

Es por eso que el gobernador Ramón Carrizalez le solicitó al ministro de la Defensa que se lo asignara en comisión de servicio por un año, lo que en efecto se materializó días después.

En el cargo que Corona Preciado ocupaba fue designado, con la resolución 37340, el general de brigada Wilmer Octavio Herrera Manrrique.

El encontronazo entre ambos oficiales ocurrió cuando Corona se empeña en seguir ocupando las funciones que tenía antes e invade el territorio de mando del nuevo Comandante de Zona de la GN.

Pero no es solo un problema de mando y de poder, es de control sobre importantes negocios en la zona.

“El gobernador Carrizales mantuvo al general Corona Preciado durante tres años al mando de la GN en Apure, contra la voluntad de la población, porque ese general es de cuidado y subordinado al extremo al gobernador. Es un fanático que no le importa ordenar que detengan a cualquier persona, la golpeen, sea hombre o mujer”, revela una fuente.

No es casual que, en la Zona de Defensa Integral, haya sido nombrado el General de División (Ej) Robinson José Vera Cumare, según resolución 036808, dos meses antes de los regulares cambios militares, luego de que sacaron, sin explicación alguna, al G/D Ghimi José Santini Reyes.

El general Vera Cumare pretendió, hace tres días, tomar arbitrariamente el control de las estaciones de servicio. Oficiales de la zona aseguran que el jefe de la ZODI Apure se enfrenta abiertamente con la Guardia. “Él pretende tomar el control de la gasolina”, dice un oficial de dicho componente.

“Muchos de esos oficiales que llegan a Apure, se conectan con los grupos irregulares, con sus organizaciones y con el rentable negocio que surge del contrabando, venta de armas, alimentos, secuestro y trata de personas.

Es un negocio que da demasiado dinero, aunado a lo que da el contrabando de narcóticos”, revela un funcionario que habita en San Fernando de Apure.

Coinciden varios oficiales en señalar que diariamente entran, a varios estados del país, camiones de mercancía colombiana, desde confites, víveres, útiles personales. “Todo es enviado por el general Corona Preciado”.

Sobre el asesinato…
Al general Negrín y a su chofer, sargento Deivis Suárez, los asesinan en un hecho que aún no está nada claro. Quién sabe si algún día se sabrá. El nombramiento de Negrín apenas se resuelve el 11 de octubre. El 13 en la madrugada toma la carretera para llegar a recibir su nuevo cargo en Apure.

Las minutas preliminares dicen que se consiguió obstáculos en la vía, unos sujetos lo interceptan en la autopista Cimarrón Andresote, a la altura del sector Alpargatón, municipio Juan José Mora de Carabobo, que está en los límites entre ese estado y Yaracuy. “El vehículo no tiene ningún impacto de bala”, señala un compañero de Negrín.

“Entre los oficiales de fuerzas especiales hay muchas preguntas sobre ese asesinato, porque pareciera que a Negrín lo estaban esperando en la vía, lo matan y se van, como si el objetivo no era robarlos, solo matarlos”.

Los asesinos del general y el sargento no robaron ni la computadora portátil, ni los morrales, ni siquiera la carga que llevaban en la camioneta y cubierta por una lona; ni siquiera les pareció atractivo el vehículo.

El secuestro por el que pagaron a militares…
La familia de un secuestrado en Arauca negoció su liberación, “con personas que serían funcionarios de la Guardia Nacional, incluso un coronel, al mando de un oficial que han manejado varios secuestros en Apure. El problema es que la familia del secuestrado pagó y ahora no aparece el dinero y por supuesto la familia se niega a pagar nuevamente porque no hay garantía alguna de que lo vayan a liberar”.

Por la desaparición del dinero del secuestro está detenido, desde hace días, en el Sebin Apure, un joven a quien llaman ‘el Gordo Tovar’, quien ha estado muy relacionado con el grupo del general Nieto Patiño y con el general Corona. Aún Tovar no ha sido presentado en los tribunales, violando la Ley.

por MIGUEL CARDOZA.

Participe, haga pública su opinión sobre esta noticia

Comentarios, este espacio es reservado del usuario. News Radio Arauca no se hace responsable por las opiniones que aquí se presenten.