Cesó la horrible noche araucana. Hasta nunca descarados, ineptos y mentirosos.

Por fin pasó. Termino el calvario que padecimos los araucanos gracias a la decidía e ineptitud para gobernar de Ricardo Alvarado Besetene, Gobernador de Arauca y del alcalde, Benjamín Socadagüi Cermeño. Su gran logro dejarnos en la peor crisis en la historia de Arauca. Sin lugar a dudas intentaron arrebatarnos la esperanza, sin embargo, lograron despojarnos y mal gastar valiosos e importantes recursos que nos pertenecen a todos quienes habitamos en esta región.

Como dice el refrán popular, “Todo lo que comienza mal, Termina mal”, y sucedió tal cual. Desde las primeras semanas del gobierno de Alvarado Bestene, se evidencio el distanciamiento de quien lo llevo a la Gobernación de Arauca, el Medico José Facundo Castillo Cisneros, asunto que termino cobrando un alto costo en la opinión pública, un hecho que dejó al descubierto las peores facetas del ser humano: ambición, ingratitud y deslealtad.

Mientras el departamento y el municipio se hundían en la peor crisis económica, estos dos gobernantes se dedicaron a hacer dinero a costas de los araucanos, sin importarles nada, ni nadie. Pasaron cuatro años donde se mostraron indolentes y distantes de la realidad, con el pueblo que lucha por sobrevivir y que en muchos casos aguanta física hambre.

El poder conferido por sus cargos fue usado para todo, menos para ayudar a los araucanos. Promesas como mejorar los servicios de salud o construir cientos de casas, entre otras muchas, solo fueron un instrumento de engaño para llevarlos a esos cargos. Hoy pagamos todos por el error de haberlos elegido. Con vergüenza e indignación debemos admitir que son los peores gobernantes en la historia de Arauca. Fueron cuatro años de oscurantismos, engaño y manipulación, de la que hicieron parte activa algunos periodistas y medios de comunicación locales que sirvieron de caja de resonancia del “emperadorcito”.

Fueron cuatro años en los que en lugar de avanzar en desarrollo de la región, retrocedimos y perdimos todos. El cinismo fue de tal magnitud, que se atrevieron a lanzar o respaldar candidatos para que los sucedieran, pero los votantes los “castigaron” por una sencilla razón: ¡porque Arauca se respeta…carajo!.

Con seguridad vienen tiempos mejores. Paso el huracán que se llevó una vez el pájaro de la alcaldía y que regreso para arrasar con todo, menos con la esperanza de quienes verdaderamente queremos y luchamos por esta región. Hasta nunca…descarados, ineptos y mentirosos. Demostraron que Arauca les importo un “Chorizo”.

 

Noticia tomada de lavozdelcinaruco.com

Participe, haga pública su opinión sobre esta noticia

Comentarios, este espacio es reservado del usuario. News Radio Arauca no se hace responsable por las opiniones que aquí se presenten.