Ejército pidió perdón por abuso sexual de militar a una menor

Raúl Muñoz Linares se encuentra recluido en la cárcel la Tramacúa de Valledupar, donde cumple una condena de 60 años de prisión.

Muñoz, de 34 años, fue destituido del Ejército hace siete años en el grado de subteniente. Para esa época estaba asignado a una unidad militar en Arauca, donde violó y asesinó a una niña de 14 años.
Para cubrir el crimen, dio muerte a los hermanos de la menor –de 6 y 9 años–, en hechos registrados el 14 de octubre de 2010, en la vereda Caño Temblador del municipio de Tame.

Lo que no había trascendido es que una semana antes del homicidio de los niños, Muñoz había abusado sexualmente de otra niña, para esa fecha de 13 años, cuya madre denunció el caso.

Este fin de semana, en cumplimiento de la medida de satisfacción decretada por el Juzgado 37 Administrativo de Bogotá, el Ejército Nacional llevó a cabo en la vereda Flor Amarillo, del municipio de Tame, un acto de perdón y de no repetición por el abuso sexual del que fue víctima la menor.

Los hechos ocurrieron el 2 de octubre del 2010, en la vereda Caño Camame, en esa localidad.
Quiero aprovechar este espacio para reiterar la disposición de esta Institución para ayudar a esclarecer la verdad frente a cualquier hecho que ponga en duda sus
“Quiero aprovechar este espacio para reiterar la disposición de esta Institución para ayudar a esclarecer la verdad frente a cualquier hecho que ponga en duda sus actuaciones, por eso colaboramos activamente con las autoridades judiciales y con el ministerio público”, aseguró durante el evento el general Álvaro Vicente Pérez Durán, comandante de la Fuerza de Tarea Quirón con sede en Arauca.
El oficial recalcó que la institución mantiene una “política de cero tolerancia contra la violencia contra los menores, contra la violencia de género y en general contra todas las violaciones de derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario”.

En el evento se hizo el compromiso de no repetición y de impulsar la promoción, protección y prevención de los derechos de la mujer y las niñas de todo el territorio desde la institución castrense.

Durante tres horas se llevó a cabo este acto que buscaba el perdón, la reconciliación, la reconstrucción de la confianza entre ciudadanos e instituciones y afianzamiento de la legitimidad del Ejército Nacional. Asimismo, hubo espacio para el arte y la cultura con la participación de la Fundación Batuta y el grupo de baile Giraritas de la academia El Repique, quienes con música y el baile del joropo le dieron un valor agregado al evento.

Participe, haga pública su opinión sobre esta noticia

Comentarios, este espacio es reservado del usuario. News Radio Arauca no se hace responsable por las opiniones que aquí se presenten.