La campaña al congreso en las zonas de conflicto: hablan los candidatos

Cuatro candidatos de Arauca, Valle del Cauca, Guaviare y Cauca cuentan cómo han desarrollado sus actividades proselitistas en medio de amenazas, en algunos casos, y en otros sintiendo el respaldo firme de la gente.

Quedan seis días para las elecciones que definirán el nuevo Congreso de la República 2018-2022 y la realidad muestra que la opinión pública y los sectores políticos están más concentrados en la polarización de la campaña presidencial, dejando en un segundo plano el debate en torno a la reconfiguración de una de las ramas del poder público con menos favorabilidad en el país. Son 2.737 los candidatos que aspiran a llegar al Capitolio (944 al Senado y 1.793 a la Cámara de Representantes). Hay novatos, otros con amplia trayectoria en el escenario electoral, algunos delfines que buscan heredar el poder, muchos cuestionados y otros tantos con hojas de vida intachables.

Pero lo que poco se ha visibilizado en el panorama nacional, al menos desde Bogotá, son las regiones en las que algunos de esos candidatos vienen desarrollando sus actividades proselitistas. Y ese sí que se ha convertido en un factor preocupante para las autoridades electorales que temen la injerencia de grupos armados ilegales en los resultados de este 11 de marzo. Para no ir más lejos, hace unas semanas la Misión de Observación Electoral (MOE) advirtió que, aunque para los comicios de este año disminuyó el riesgo en comparación con 2014, en muchas zonas aumentó el nivel de amenaza en los procesos que se avecinan. En total, hay 310 municipios en riesgo por factores de violencia, la mayoría de ellos en los departamentos de Arauca, Cauca, Valle del Cauca y Guaviare. ¿Cómo es hacer campaña en esas regiones? El Espectadorhabló con cuatro de sus aspirantes.

Arauca

Es el segundo departamento del país más amenazado, después de Guaviare. Según datos de la MOE, tiene un riesgo del 75 % de incidencia de hechos violentos para las elecciones del domingo. Más aún si se tiene en cuenta que en sus siete municipios (Arauquita, Arauca, Puerto Rondón, Fortul, Saravena, Tame y Cravo Norte) hay presencia del Eln, convirtiéndose en la principal amenaza. De allí es el aspirante al Senado por el Centro Democrático Miguel Matus, quien hace algunas semanas recibió una alerta de atentado inminente.

“Recibí una llamada del director de la Unidad Nacional de Protección, Diego Mora, mientras hacía campaña en Puerto Rondón. Me pidió que me trasladara de inmediato al batallón más cercano, porque inteligencia había detectado un plan para asesinarme”, cuenta Matus. Según dijo, “a la guerrilla le alertó el hecho de que una candidatura joven como la mía haya tomado fuerza y esté convirtiéndose en una posibilidad real de llegar al Senado. Estamos enfrentándonos a la política tradicional en el departamento, que hace más de 20 años no tiene representación en la Cámara Alta”, agrega.

Según la MOE, la participación electoral en Arauca ha estado históricamente minada por la infiltración de grupos armados ilegales en los distintos cargos públicos de elección popular, tanto de circunscripciones regionales como nacionales. Adicionalmente, el departamento cuenta con apenas 60 puestos de votación, 38 en área rural y 22 en área urbana. “La infraestructura electoral no se ajusta a las características territoriales y poblacionales, ante lo cual se presentan pocas garantías para la participación de la población que allí habita”, puntualiza.

Cauca

Considerado uno de los laboratorios del posconflicto, 31 de los 42 municipios del departamento del Cauca están en riesgo por factores de violencia, cuatro de ellos en un nivel extremo: Caloto, Corinto, El Tambo y Popayán. Y siendo una de las regiones de presencia histórica de las Farc, su desmovilización, sumada a las dificultades en la implementación de los acuerdos de La Habana, ha dejado el camino libre para la llegada de grupos armados organizados o de pequeños narcotraficantes que están copando esos territorios. “Este fenómeno puede llegar a interferir durante los comicios de 2018, no sólo de manera violenta sino también en la financiación de campañas”, advierte la MOE.

“Si bien los primeros meses tras la firma de la paz fueron tranquilos, los últimos días han sido muy complicados en regiones como la costa Pacífica, en el Macizo y en el norte del departamento, en Caldono y en Corinto. Los asesinatos de dos policías el fin de semana y de un comunicador indígena ayer son hechos que sin duda afectan no sólo el quehacer de la política sino también el quehacer diario de la gente”, dice el representante a la Cámara liberal Carlos Julio Bonilla, en campaña de reelección.

Y agrega: “El ambiente es pesado. Hay zonas donde uno creía que iba poder entrar de manera normal y hoy es imposible (…) el Estado no copó zonas de influencia de las Farc y se ha dado la llegada de otras organizaciones ilegales. Eso estaba diagnosticado. Eran zonas con características especiales, de riqueza minera, de tráfico de coca y amapola. Hoy hay mucha zozobra, y más para nosotros, que defendimos la paz y estamos haciendo una apuesta grande por ella”.

Guaviare

Junto con Chocó y Arauca, en el departamento del Guaviare hay grandes alertas porque tiene más del 80 % de sus municipios con riesgos por factores de violencia. De acuerdo con la MOE, en San José del Guaviare, la capital, ese riesgo es extremo. “Este es un territorio con una alta cantidad de cultivos ilícitos, donde actores armados, como el Eln, los grupos armados organizados (GAO) y disidencias de las Farc (frente Primero), luchan por el control de esta economía ilegal”, dice el documento.

Sin embargo, para Gelman Barahona, candidato del MIRA a la Cámara, hasta el momento no ha habido ninguna amenaza en contra de las candidaturas de ese partido, aunque sí asegura que las recomendaciones de la Policía van encaminadas a estar alerta ante cualquier movimiento sospechoso, motos o vehículos estacionados que puedan significar un riesgo. “No solicitamos protección porque creemos que la política es un servicio, no andamos en camionetas blindadas. Confiamos en que por hacer política honesta y transparente no va a haber ningún inconveniente”, comenta.

Valle del Cauca

Son 13 los municipios del Valle en riesgo por violencia, entre ellos su capital, Cali. La MOE habla en su informe de un incremento en siembra de cultivos ilícitos, de disputas entre los herederos de los carteles del narcotráfico por las rutas de la droga y de la llegada de nuevos actores armados. Y en medio de ese panorama, en la región hacen campaña quienes antes fueron protagonistas de la guerra: la FARC, ya como partido político.

“Hay muchos obstáculos. En lo personal, no he sido agredido, pero siguen los asesinatos de líderes populares, al igual que de nuestros militantes en los territorios”, refiere Pablo Catatumbocandidato de la exguerrilla al Senado. En este sentido, reconoce que después de los saboteos que se venían dando en las ciudades, las medidas de seguridad han mejorado. “A mí la sensación que me ha quedado es la del ver con el afecto de la gente del campo. No esperaba encontrarme con actos culturales ni con tantas manifestaciones de aprecio, obsequios y actos de recibimiento con cabalgatas, desfile de motos, flores, palabras de jóvenes, niñas, madres campesinas y trabajadores del campo”, concluye.

 

fuente por diario el espectador.

Participe, haga pública su opinión sobre esta noticia

Comentarios, este espacio es reservado del usuario. News Radio Arauca no se hace responsable por las opiniones que aquí se presenten.