viernes, julio 12, 2024
InicioGeneralesKarina Ramírez sargento del Ejército relató cómo el ELN planeó su secuestro

Karina Ramírez sargento del Ejército relató cómo el ELN planeó su secuestro

Karina Ramírez, que estuvo privada de la libertad entre el 3 y 7 de julio de 2023, indicó que desde la misma institución castrense habrían ordenado su retención, que se hizo efectiva en Arauca

Karina Ramírez, sargento del Ejército Nacional, y que fue secuestrada el 3 de julio de 2023 junto con sus dos hijos y su mascota por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), cuando se movilizaba en Arauca, hizo el lunes 17 de junio de 2024 fuertes afirmaciones sobre su cautiverio. Además, denunció falta de apoyo por parte de la institución en el proceso que ha tenido que afrontar luego de ser liberada tras cinco días.

Durante la entrevista a W Radio, la uniformada aseguró que su secuestro fue planeado por el grupo armado ilegal e, incluso, dijo que había infiltrados del Ejército. La mujer, de 35 años, relató que, al ser detenida, los miembros del ELN le dijeron que habían estado esperándola y que incluso tenían información detallada de su vida personal, como los datos de su vehículo y su calificación en el polígono.

“Los comandantes del ELN fueron enfáticos en decir que mi secuestro fue planeado. Me dijeron que me demoré mucho en llegar, que me estaban esperando.

Desde mi liberación, he sido víctima de una persecución constante”, denunció la oficial, oriunda del departamento del Tolima, que lanzó duras críticas hacia las Fuerzas Militares, pues desde que quedó en libertad ha sufrido, según ella, persecución en su contra.

La sargento, en este revelador diálogo, también mencionó haber preguntado quién dio la orden para su secuestro.

Al respecto, los guerrilleros le respondieron que las órdenes provenían del mismo Ejército Nacional.

“Ellos me dijeron que seguían órdenes y que las tenían que cumplir”, destacó la oficial, con lo que causó revuelo en las redes sociales, ante lo delicado de sus denuncias.

“¿Por qué yo? ¿quién dio la orden? Y me respondieron: ‘sargento, estamos en un proceso de paz. Las FF. MM. están en caída y necesitan levantar la perspectiva que tiene el pueblo colombiano hacia el Ejército’.

Me dijeron que seguían órdenes y que las tenían que cumplir. Me dijeron que todo estaba coordinado e inclusive durante mi secuestro había tres personas encapuchadas que nunca hablaron”, contó.

Y es que la sargento reiteró que todo ocurrió tras recibir órdenes del entonces comandante del Ejército para trasladarse. Y se mostró extrañada de que La guerrilla tuviera información sensible, situación que aumentó su desconfianza en la institución para la que trabaja.

“Con más miedo quedé porque ¿con quién estoy?”, acotó.

Uno de los comandantes, agregó, le dijo que saludara a sus propios compañeros.

“‘Ellos son militares, sargento, reaccione. Tranquila que ellos son de su mismo uniforme, son personas que trabajan para el Ejército, ¿usted cree que no hay personas infiltradas?’”, compartió la mujer, que fue liberada el 7 de julio de 2023, en un acto en el que estuvieron presentes delegados de la Defensoría del Pueblo.

Tras esta delicada denuncia, la sargento Karina Ramírez manifestó su frustración ante la falta de apoyo del Ejército tras su liberación.

Según sus declaraciones, no ha recibido protección alguna y, en cambio, ha sido objeto de investigaciones disciplinarias por solicitar permisos para citas médicas y psicológicas derivadas de las secuelas del secuestro.

“Mis problemas de salud se presentaron después del secuestro. Siempre he procurado quedarme callada porque estaba protegiendo a la institución que amo, pero protegerla ha resultado contraproducente”, destacó.

Y reveló una conversación que tuvo con la teniente Natali Buitrago, en la que le cuestionó por qué no estaba trabajando y menospreciaba su situación de salud vinculada al secuestro.

“Me importa un culo (sic) la situación de secuestro que usted vivió. Aquí le pagan por trabajar, no por asistir a citas médicas”, le habría dicho la uniformada a Ramírez, según indicó la sargento; señalamientos que la involucrada negó, pues durante la llamada mencionada por Ramírez, Buitrago dijo que estaba acompañada de su equipo de profesionales que pueden testificar lo ocurrido.

Por último, denunció llamadas intimidantes que ha recibido, presuntamente de parte de funcionarios de la Unidad Nacional de Protección (UNP), quienes le han indicado que debe quedarse callada.

“Me dicen que son funcionarios de la UNP con la excusa de una medida de protección y me citan en cafeterías”, afirmó la mujer, que si bien fue considerada testigo estrella, rechazó una propuesta para su seguridad.

“La Fiscalía me brindó medidas de protección y fueron claros en que yo era un testigo clave, pero me dijeron que me iban a esconder, que no podía seguir trabajando y que me iban a dar vivienda y comida, pero yo no puedo sostener mi hogar así y rechacé la medida”, remarcó.

 

NOTICIAS RELACIONADAS
- Advertisment -

Recientes