Violencia intrafamiliar, el peor mal de inmigrantes

Los seis casos de sarampión que ingresaron a Colombia importados desde Venezuela en el presente año tienen a Colombia en serio riesgo de perder la certificación contra la enfermedad del sarampión.

La revelación se conoció en el marco del Simposio Salud Pública en la Frontera que convocó la Cruz Roja Colombiana Norte de Santander y en el que además se conocieron avances del fuerte impacto que ha tenido el aparato de salud de la región por la atención de más de 14 mil ciudadanos venezolanos en los dos últimos años.

La epidemióloga de la Clínica Norte, Adriana Paola Martínez, una de la invitadas al certamen, sostuvo que desde 2014 que Colombia fue certificada libre de sarampión autóctono no se tenía conocimiento de la enfermedad en la dimensión en que se produjo este año con los seis casos importados que reportaron las autoridades de salud durante los meses de marzo y abril.

La media que se tiene estipulada para esta enfermedad son dos casos por cada cien mil habitantes, pero en solo dos meses ya se conocen seis en el territorio nacional, lo que eleva el riesgo de que se pierda la certificación, más ahora cuando el país afronta un fenómeno migratorio procedente del vecino país en el que la salud pública de los habitantes de frontera nunca antes había estado tan expuesto a las enfermedades.

El director del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (Crue), Norte de Santander, Eusebio González, quien también intervino en el simposio con una radiografía del impacto que ha tenido la migración de venezolanos en esta frontera, sostuvo que a la par con el ingreso diario de 35 mil migrantes a Cúcuta y municipios del área metropolitana también se están recibiendo enfermedades con las que ha tenido que lidiar el aparato de salud pública del departamento y los municipios.

El funcionario se refirió a enfermedades que en el territorio nacional ya se tenían controladas como es el caso del mal de chagas, sarampión, chikungunya, hepatitis B, malaria, enfermedad respiratoria aguda (Influenza AH1N1), tosferina, difteria, y varicela, entre otras.

En los dos últimos años se han atendido por estos casos a más de 14 mil venezolanos en hospitales y clínicas del departamento y ello ha demandado un costo que supera los 12 mil millones de pesos, dijo el funcionario. En los primeros cuatro meses del presente año, se han atendido por estas enfermedades a 446 venezolanos.

artínez dijo que la salud pública en la frontera está expuesta a otro serio riesgo: las enfermedades transmitidas por los alimentos, como la carne de contrabando, frutas, vegetales y alimentos perecederos que ingresan a diario a Cúcuta procedentes de Venezuela y que están siendo consumidos sin ningún control.

“Quienes consumen estos alimentos se exponen a contraer enfermedades como el cólera, fiebre tifoidea y hepatitis A”, dijo.

Y ni qué hablar de las enfermedades de transmisión sexual, por ejemplo del VIH, sífilis. Aunque no reveló cifras, Martínez afirmó que hay un aumento escalofriante de casos de sida en la región, producto del problema grande de prostitución que se produjo con el fenómeno migratorio en esta frontera.

Impacto social

González dijo que el fenómeno migratorio ha impactado de manera contundente en lo social y económico a La Guajira, Norte de Santander, César, Vichada, Guainía, Arauca y Boyacá, al igual que a 36 municipios de estas regiones, en su mayoría de los dos primeros departamentos.

Nada más en vacunas, en los dos últimos años se han suministrado 85 mil biológicos gratuitos a niños venezolanos.

Preocupa el maltrato

La violencia de género y la intrafamiliar se constituyen en un serio problema de salud pública en esta frontera, dijeron los expertos que intervinieron en el Simposio Salud Pública organizado por la Cruz Roja Colombiana Regional Norte de Santander.

Revelaron que en un listado de los veinte eventos más frecuentes que se atienden de ciudadanos venezolanos a diario, estas violencias puntean con más de 105 casos en el presente año y con 274 en los dos últimos años.

Mujeres con serias lesiones en sus rostros, quemaduras, contusiones y hasta fracturas se han atendido en hospitales e ips municipales.

El director ejecutivo Nacional de la Cruz Roja Colombiana, Francisco Moreno Carrillo, advirtió que los casos de violencia preocupan y deben intervenirse para que cesen.

 por diario la opinion.

Participe, haga pública su opinión sobre esta noticia

Comentarios, este espacio es reservado del usuario. News Radio Arauca no se hace responsable por las opiniones que aquí se presenten.